La enfermedad mental y discapacidad intelectual relacionada con las profesiones.

Imagen relacionada

El trabajo desde la niñez forma parte de nuestra vida, pues ya desde nuestra tierna infancia soñamos con nuestro oficio perfecto al que deseamos dedicarnos cuando seamos mayores. Y como dice la imagen hay una pregunta que alguna vez se les hace a todos los niños ¿Adivináis cual es? exacto “¿Tu que quieres ser de mayor?, pero cuando hay una persona con cualquier discapacidad parece que se la excluye de esa vida laboral evitando esta pregunta, cuando es conocido por todos un actor con síndrome de Down, Luis Miguel Astorga, que empezó con una pequeña intervención en la serie “médico de familia” y se hizo progresivamente con uno de los papeles más importantes de la serie.

Hay varios puntos de vista sobre el tema que trataré en este artículo. Por una parte, en la vida hay personas ajenas a las enfermedades mentales y con mala información sobre esta patología como son las que hacen comentarios del tipo “pobrecita con lo bien que te explicas y lo que tienes encima” o bien “en esta empresa no cogemos personas con enfermedad mental por miedo de que pierdan la cabeza en algún momento y hagan alguna locura” comentarios erróneos cabe decir.

Si lo pensamos bien, es por la falta de la información adecuada por la que se dan estás situaciones, incluso las personas que padecen enfermedad mental han tenido antes de padecer esta patología, estos errores de pensamiento, pero se necesita tener un sitio donde estar adecuadamente informados y qué mejor que empezar por los medios de comunicación que son por los que nos llegan las noticias de forma más común y más cercana.

Si nos vamos a la realidad, una persona con enfermedad mental no es menos normal que una que no la padece ¿Qué nos diferencia pues? Muy sencillo, los que padecemos cualquier enfermedad física, mental o de cualquier otra índole necesitamos llevar una vida tranquila, tomar puntualmente una medicación pautada por los profesionales y una vida sana.

En cuanto al trabajo se refiere, tenemos nuestras limitaciones y como no nuestras capacidades, esas mismas que tenemos que potenciar mediante cursillos, tefiles, etc y si bien es cierto que no lo tenemos fácil para trabajar, no es menos cierto que podemos buscar caminos alternativos a una ocupación que nos llene y nos haga sentir bien.

Como ejemplo pondré mi propio caso: Me encanta escribir libros y el periodismo, como dada mi situación  es imposible que tenga la posibilidad de trabajar para un periódico o editorial , pues carezco de los estudios necesarios como es la carrera de periodismo, consigo mi objetivo mediante este blog a través del cual puedo expresar mis  opiniones y hacer artículos de mayor o menor calidad, eso si con la mejor de las intenciones y siempre con ganas de hacer un buen trabajo y con información que considero de calidad.

                                                                                                                            Ana Mª Grande Gil

ESTIGMA ANTE LA ENFERMEDAD MENTAL

Los enfermos mentales han cargado durante siglos con una imagen negativa como consecuencia del desconocimiento de la sociedad. Esta imagen estereotipada de las personas con enfermedad mental ha llegado casi a nuestros días, y en algunos casos, se ha convertido en un “estigma” de difícil superación para los afectados. La sociedad y los medios de comunicación han reproducido durante décadas una imagen falsa de la enfermedad centrándose en elementos negativos. En un estudio realizado por los principales códigos éticos de cadenas de televisión y de asociaciones e instituciones que trabajan con los enfermos mentales para, a partir de ahí, analizar todas las informaciones emitida por una cadena, en este caso la regional de televisión CANAL SUR.  Para ello establece un amplio criterio de búsqueda sobre diferentes descriptores relacionados con la salud mental y se somete a las informaciones a un análisis del mensaje para intentar establecer diferente niveles en la reproducción del estereotipo. De la investigación se desprenden algunos elementos negativos sobre la imagen de estos enfermos, pero también se observa una clara actitud analítica proyectiva para erradicar estereotipos tanto del medio, los periodistas y las asociaciones  de enfermos.

En el periódico “LAS PROVINCIAS” se emitió una noticia relacionada CON ESTA ENFERMEDAD MENTAL, que decía que los enfermos mentales había matados a puñaladas a seis policías, un bombero y una peluquera.

¡BASTA YA!  con informaciones estereotipadas, debido a una ignorancia, miedo, desconocimiento del tema que todo esto conlleva  al  ESTIGMA ante la enfermedad mental. No podemos meter a todos en el  “mismo saco” de asesinos, psicópatas, esquizofrenias, con brotes psicóticos, y con el campo semánticos  de “locos”.

La enfermedad como estigma
Ante todo somos personas con nuestras virtudes y defectos pudiéndonos desarrollar para convivir en sociedad.

INÚTIL PRESENTARSE SIN REFERENCIAS

Un día aparece Víctor con una batería de preguntas sobre el Área Laboral para el Blog del CRIS… ¿qué es ser técnico de empleo?…¿qué recursos hay, en cuestión de empleo, para personas en rehabilitación?…¿qué tipos de empleo se ofertan?…¿existe alguna ayuda para la contratación de personas con enfermedad mental?…etc, etc.

Preguntas contestadas una y  mil veces, y que realmente sirven y aclaran muy poco a la hora de tomar decisiones respecto al camino a emprender hacia el empleo.

Víctor y yo nos hemos reunido en varias ocasiones para intentar darle un enfoque distinto que ayude a definir el valor rehabilitador del empleo, pero estábamos atascados.

Uno de estos días Víctor, que es una persona que, aparte de ser gracioso, tiene otras posibilidades (aunque él no lo quiera saber), me cuenta un chiste:

“Uno se presenta a una entrevista de trabajo, y le preguntan:

¿qué estudios tiene?…él contesta, ninguno

¿y, experiencia laboral?….no, ninguna

pero, ¿sabrá hacer algo no?…no, no sé hacer nada

…un poco mosqueado el entrevistador le dice, – ¿alguna cualidad tendrá?….no, ninguna

…cabreado le suelta: bueno, y entonces – ¿por qué ha venido a esta entrevista?

…porque en el anuncio ponía: “INÚTIL PRESENTARSE SIN REFERENCIAS”

Y aquí, aparte de reírnos, se hizo la luz.

En esta frase final está recogido todo el ideario sobre la fuerza rehabilitadora del empleo.

INÚTIL: a veces se asocia a empleo y discapacidad… para combatir esta idea no hay más remedio que “capacitarse”: formarse, prepararse y adquirir experiencias laborales (“romper mano”, como se decía antes).

PRESENTARSE: ante los demás hay que presentar nuestras capacidades frente a la discapacidad. Mostrar disposición y voluntad de aprender, abre muchas puertas.

REFERENCIAS: son las impresiones que vamos dejando en los demás y que son un compendio de trabajo bien hecho y de las relaciones socio-laborales que hemos puesto en práctica.

Los chistes no son más que una explicación de las situaciones absurdas y trágicas de la vida para que podamos asimilarlas al tiempo que nos reímos de ellas.

Y, ahora SÍ…, ¿cuál es la labor del Técnico de Empleo?… pues ser un APOYO durante el largo recorrrido hacia el empleo estable que, actualmente para las personas con enfermedad mental, tiene una duración media de 8 años. Apoyo y mediación para facilitar el acceso a la formación y al empleo, con la clara vocación de capacitar, de proporcionar experiencia y de adquirir habilidades y hábitos laborales. Apoyo para motivar y resolver dudas. Apoyo para aprender de los fracasos y de los momentos frustrantes. Apoyo para volver a comenzar las veces que sea necesario.

La voluntad, la actitud, el esfuerzo y, en fin, EL PROYECTO DE VIDA PROPIO, son claves a la hora de llegar a la continuidad en el empleo y de conseguir una satisfactoria integración social y laboral.

 

Estigma, experiencia y autoestigma

El estigma de la enfermedad mental no sólo viene del exterior; mi experiencia con la enfermedad me dice que éste también viene de dentro, o sea, de nosotros mismos, de nuestras propias creencias. Las creencias se convierten en actitudes, éstas en comportamientos y los comportamientos en carácter. De modo que si yo, por ejemplo, creo que soy débil, será más fácil que me comporte como tal y estas creencias forjarán mi carácter y la llevarán hacia determinada dirección.

El autoestigma es el estigma más duro y más difícil de combatir, porque es en la propia persona donde las cosas empiezan y donde pueden transformarse o empezar a hacerlo. Si uno quiere cambiar algo tiene que empezar por sí mismo. Si yo creo que puedo cambiar cierta característica de mi personalidad, todo cambia, siento esperanza, libertad. Sino estaríamos todos predeterminados y la vida no tendría ningún sentido.

Sin esperanza de que las cosas mejoren ¿qué queda? Seguir leyendo “Estigma, experiencia y autoestigma”

“Las etiquetas sólo son para la ropa”

key-ring-157133_960_720Nos gustaría comenzar comentando el eslogan ‘Las etiquetas sólo son para la ropa’. Éste fue recogido por una campaña de sensibilización que realizaron nuestros compañeros de Radio Nikosia y nos ha inspirado para hablar sobre la enfermedad mental y el estigma social.

Los medios de comunicación tan solo enseñan una “cara” de la enfermedad mental: la de aquellas personas que se encuentran en medio de una crisis o que están institucionalizadas en situación de independencia, de autonomía, etc. Desde aquí, queremos haceros ver que esta imagen que se muestra está distorsionada, que aunque tengamos que aprender a convivir con la enfermedad mental, tenemos una vida tan plena de alegrías y dificultades como la de cualquier otra persona, esté o no diagnosticada. Seguir leyendo ““Las etiquetas sólo son para la ropa””